El Tao.


Apenas unas docenas de monjes taoistas en las montañas de Yunan.Una docena en Occidente ?

Quiero decir verdaderos monjes taoistas.Los ajenos a cualquier tipo de ritualismo folclórico.

No cobran por enseñar y cuando les pide usted que le enseñen se ríen a carcajadas.Enseñar qué ? La palabra es icapaz de transmitir la realidad.Sólo puede indicarnos el camino que debemos explorar personalmente.

El ser humano mantiene en su cerebro las distintas etapas de su evolución a cuyas etapas recientes ha llegado a través de sucesivos acelerones del nivel de consciencia.

Los taoistas como los zen no están atados por ninguno de los estados por los que el ser humano ha trascendido.Su mente discurre sin ataduras por todos los estados, al tiempo que propicia el escape hacia ámbitos exógenos al dualismo impuesto por cualquiera de los estados a que da lugar el mundo de las formas.

Es el resultado de una profunda comprensión de todos y todo.

Eso además de propiciar el contínuo avance de las especies,permite utilizar todas las propiedades de los distintos estadios.

Así un monje taoista se curará cualquiera de sus posibles heridas e incluso recompondrá una parte perdida en accidente activando la subyacente mente de reptil en todos nosotros…si cree que merece la pena.

No es nada que se aprenda en un libro.Exige la anulación total del ego creado por aquello que creemos ser, porque no vemos más allá de nuiestro cuerpo.

No se moleste en buscar el Tao.Nadie que lo busca lo encuentra.Igual que con eso que llamamos la iluminación.

Cuando no pretenda nada personal ni para los que màs quiere.
Cuando no sea más víctima de los deseos.Cuando no discrimine a unos de otros.Cuando no se sienta ofendido al ver su estúpido ego maltratado ni sienta deseos de revancha hacia nadie.

Cuando entienda que la ignorancia está en el origen de todos los males y que lo que cree que es cierto deje de serlo.Cuando sea consciente de que lo que le ocurre es algo que usted ha generado y que la suerte mala o buena no existe.

Cuando entienda que lo que percibimos con nuestros sentidos no es más que una cierta parte de la realidad sin sentido, hasta que la realidad se conoce.

Cuando entienda que su verdadero ser no es más que parte de la totalidad sin la que eso que vemos en el espejo no tiene sentido.

Entonces y sólo entonces,el Tao le encontrará a usted.

Y entonces tal vez le sorprenda comprobar que no hay nada más importante que cortar leña o sacar agua del pozo o traerla del arroyo, mientras nos sentimos parte del todo.

Brahmason

Published in: on mayo 2, 2010 at 10:08 pm  Dejar un comentario