Consciencia,conciencia,universo , totalidad y lo que les une.

La consciencia no es la conciencia,aunque en algún idioma más influenciado por el latín que por el griego,lo “pasen” como lo mismo.

La conciencia es la suma de condicionamientos resultante del nivel de consciencia relativo de cada mente en un cierto momento evolutivo.

Un nivel de consciencia inferior cristaliza en una concepción mental o conciencia de las cosas y los fenómenos,más restringida.

De ahí que los conceptos dualistas de bueno y malo,o justo e injusto, sean relativos a cada nivel de consciencia.

Cuando la consciencia alcanza su nivel más alto ( infinito si quieren ) la conciencia simplemente deja de existir porque no es necesaria.

El nivel de consciencia viene dado por el nivel de conocimiento puro o absoluto ( no relativo),válido para cualquier coordenada del contínuo “consciencia-espacio-tiempo”.Es el conocimiento no afectado por la percepción emocional del individuo,grupo o especie, al observar las cosas y los acontecimientos.

Un individuo del planeta Tierra y un individuo de otro planeta cualquiera que sea la galaxia a que pertenece, no tendrán problemas en entenderse si su “forma de observar” las cosas y fenómenos, no está afectada por los condicionamientos locales respectivos.

La conciencia de un entorno social tiene un fuerte efecto inercial en la evolución de ese entorno.El entorno en cuestión se ve obligado a organizarse en su vida cotidiana según un cierto nivel de consciencia al que se llega como siempre por la evolución de unos pocos, sin darse cuenta ( sin despertar ) de que al aferrarse al conocimiento asumido en base al viejo nivel de consciencia,el entorno se retrasa respecto de su propio potencial.

Es por eso que los ZEN vivimos en un continuo ejercicio de aprender y desaprender.Es por eso por lo que Sakyamuni nos recuerda que sus enseñanzas sólo son válidas para continuar por el camino adecuado,pero que el destino último sólo lo encontraremos nosotros mismos eliminando todas las influencias emocionales propias del ego en cada coordenada del espacio-tiempo.

El aferramiento a la conciencia alcanzada por un cierto entorno, determina la incomprensión por parte de sus miembros de todo lo que no sea su limitada concepción de la realidad.

El ser humano debe por tanto ser consciente de que su percepción de las cosas y los fenómenos es relativa y que cuanto mayor sea su nivel de consciencia más cerca estará de percibir las cosas y los fenómenos tal cual son en realidad.

Estamos tan influenciados por lo que aprendemos de nuestro entorno local aprisionado en una conciencia obsoleta, que nuestro concepto del universo resulta realmente grotesco no sólo con la realidad absoluta cientificamente intuída,sino con la realidad cientificamente constatada.

Llegamos a conclusiones de todo tipo basados como estamos en cosas que ya no eran válidas ni cuando se escribieron o cuando aquellos que nos las transmiten las aprendieron.

Para entender el universo el ser humano debe entender que el propio ser humano no es el centro de nada ni el objetivo de la evolución.Somos simplemente un eslabón en tiempo espacio y consciencia en una cierta ruta del devenir.

La frase de Heráclito (practicamente contemporáneo de Sakyamuni ) “Todo fluye nada es”, debería estar escrita no sólo en las principales facultades de física cuántica,sino en las mismísimas bocas del metro y estaciones de autobuses del planeta porque esa es la esencia de la totalidad continuamente cambiante de la que formamos parte.

El cambio es tan rápido que la identidad de las partes como tal no pasa de ser un ejercicio de ficción y lo que verdaderamente importa es la suma de todo y todos, además de la función no visible que integra a todos y todo entre sí y con la totalidad.

Incluso eso que llamamos universo no es mas que una forma de hablar, porque la conciencia predominante nos lleva a pensar en el universo como algo tangible y perfectamente observable por nuestros limitados sentidos.

Jamás un ser humano llegará a percibir eso que de alguna manera pretendemos definir con la palabra universo,a menos que prescinda totalmente de la lógica en que ha sido educado.

Aunque el estudio de la física moderna pueda ciertamente ayudar al menos a tener una idea de lo que “no puede ser” el universo, la percepción de lo que en realidad es el universo sólo puede adquirirse mediante la eliminación total del yo o ego particular.

El gran muro de los cuánticos para saberlo todo sobre las partículas es que se empeñan en pretender observar las particulas por separado y no como partes de un conjunto determinado que a su vez forma parte de otro conjunto …etc hasta componer un conjunto que nos incluye a los observadores.

No es posible observar una partícula sin observarnos a nosotros mismos observando a la partícula.

Para que el conjunto sea y se comporte como creemos saber, las partículas deberán ser y proceder de una cierta manera y mantener un cierto tipo de relación con el conjunto y su observador.Como cada conjunto consta de unas cuantas partículas es evidente que matematicamente tendremos que utilizar instrumentos tipo matriz “S” capaces de gestionar un buen número de variables que exigirán ordenadores más avanzados de los que hasta ahora disponemos.

Pero hay que seguir el camino de Einstein que no necesitó de ordenadores.Hay que intuir cual es la respuesta única que confirme todo lo que ya sabemos sobre las partículas y sus conjuntos de manera que todo encaje adecuadamente incluyendo la hipótesis de porque nuestra observación afecta a las partículas que pretendemos observar.

Podemos observar sin intención no generando ningún tipo de frecuencias que afecten a la partícula ?

Podemos incluso observar “sin mirar” directamente el objeto

El tema tiene connotaciones importantes porque cada vez que intentamos observar una partícula de forma directa o primitiva causamos una distorsión de la partícula que pretendemos observar y a distancias impensables una partícula gemela de la que pretendemos observar, reaccionará exactamente igual que su gemela.

Un ser màs avanzado que se encuentre en el entorno de la partícula gemela a distancias cósmicas, sabrá que estamos aquí y lo que pretendemos hacer observando la reacción de la partícula gemela de la que pretendemos observar nosotros.

Eramos tan primitivos hace años que pretendimos hacernos notar en el universo enviando al espacio un mensaje físico, en lugar de pensar que la comunicación con posibilidades reales de ser percibida estaba en las partículas gemelas.

El conocimiento de la realidad es tan importante para la verdadera evolución del ser humano y el conjunto al que pertenece, que una de las prioridades de este planeta debería ser alertar a los ciudadanos sobre las distorsiones de la realidad que se “cometen” tanto desde el punto de vista religioso como educativo cualquiera que sea el medio utilizado.

La atención,la concentración y la percepción expectante y libre de ataduras, son los instrumentos que cualquier ser humano puede utilizar para “darse cuenta” de la realidad en cada momento y lugar.
En otras palabras todo aquéllo que elimina la percepción emocionalmente distorsionada y lo sustituye por la observación ecuánime inherente a la mente sutil que es el verdadero nexo entre todas las coordenadas del contínuo consciencia-espacio-tiempo.

Incluso la idea del universo por parte de muchos científicos es errónea porque se empeñan como los cuánticos en observar desde “dentro” siendo así que dentro y fuera son sólo fruto de la percepción emocional del ego,en lugar de observar mediante la abstracción de la “rueda de acontecimientos”.

A la hora de observar el universo hay pues que ser conscientes de que no existe el dentro o fuera,no hay límites en tiempo y espacio y todo es función de todo.No hay un “borde” del universo que pueda ser jamás observado ni con los más avanzados telescopios “espaciales”.

Nuestro ego nos hace creer que porque nuestro cuerpo tiene principio y fin,nuestro verdadero ser también lo tiene y por ende el “universo o conjunto” al que pertenecemos.La idea de principio y fin es sólo una percepción ligada a un contínuo espacial sin tiempo,que es por tanto utópico como sabemos por la ley de la relatividad general y típico de percepciones emocionales distorsionadoras de la realidad.

El “big-ban” al que algunos atribuyen principio de todo simplemente porque al ser lo más cercano a nuestra particular existencia es lo único que por ahora hemos podido fotografiar,no es más que un acto más en la eternidad del ir y venir ( todo fluye nada es ) donde la función ley del todo asegura un equilibrio dinámico evolutivo con otros actores como “agujeros negros”, quásars,colapsos estelares en puntos de altísima concentración de energía como las novas etc.

El efecto big-ban es algo normal en el universo como lo son la actividad volcánica y las glaciaciones a nivel local o como la muerte y reencarnación a nivel orgánico,todo éllo parte de un proceso inevitable de renovación a todos los niveles,como parte del Tao global.

Brahmason

Published in: on enero 4, 2010 at 10:02 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://brahmason.com/2010/01/04/conscienciaconcienciauniverso-totalidad-y-lo-que-les-une/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: